Translate

domingo, 6 de octubre de 2013

Lesiones en el corredor popular

Hola Runners!

En esta entrada del blog quisiera escribir un poco sobre las lesiones osteomusculares en el corredor popular. Por poner un ejemplo: en una carrera de 10k que realizamos en 45min se producen unos 15.000-18.000 impactos en el pie que duplican el peso del corredor cada uno de ellos. Con lo cual podemos suponer que nuestra biomecánica corporal puede verse afectada. Aquí muestro las lesiones más frecuentes que posiblemente la mayoría hemos sufrido alguna vez:

Agujetas: Las agujetas podrían definirse vulgarmente como el "desvirgue" que todo deportista sufre cuando se inicia en una disciplina concreta, sea la que sea. Pero para ser un poquito más técnicos diremos que las agujetas son microroturas que nuestras fibras musculares sufren cuando no están habituadas a un ejercicio concreto. Eso no quita que un deportista más rodado no pueda sufrirlas. Yo mismo estoy muy acostumbrado a las carreras populares 10k pero cuando he hecho alguna sesión de entrenamiento en la montaña con cierta inclinación he acabado los siguientes 3-5 días hecho polvo. Su prevención es iniciarse en el tipo de entrenamiento en cuestión del modo más progresivo posible aunque esto es más fácil de escribir que llevarlo a la práctica. Su tratamiento una vez las estamos sufriendo es escaso, no hay tratamiento que elimine las agujetas, el agua con azúcar tampoco, otro de los muchos mitos. En el caso de los runners deberemos entrenar a nivel suave con el ejercició que provocó las agujetas y algún analgésico también podrá ayudarnos. Y paciencia a que nuestras fibras se regeneren!

Esguince (de tobillo): Esguince es ese momento en el que estás corriendo y notas que en una mala pisada el tobillo toca el asfalto (literalmente) y sueltas inconsciente un: me cago en Dios! de dolor. Pero también lo definiré más técnicamente, es una distensión o rotura de los ligamentos de la articulación. Lógicamente en el mundo runner el tobillo es la articulación donde suele producirse, muy doloroso en el momento de producirse y va aminorando respecto pasan los minutos. Hay varios grados de esguince según sea rotura o distensión y su plena recuperación puede durar días o semanas según el grado. Los síntomas más habituales nada más padecer la lesión son dolor agudo (a veces muy intenso)  inflamación y hematoma. El tratamiento será frío local, vendaje compresivo y antinflamatorio a ser posible.


Tendinitis: Existen varios tipos de tendinopatías pero en general la tendinitis la definiremos como la inflamación de un tendón. En el mundo runner el tendón de aquíles es el que suele verse afectado muy habitualmente, apareciendo en forma de cojera. Los motivos de las tendinitis son muchos, entrenamientos no progresivos, calzado inadecuado, superficíes como el asfalto, cargas de entreno muy intensas.. etc.
El tratamiento para el corredor con tendinitis es reposo, masaje de la zona y aplicación de frío. Vaya tal y como suena dan ganas de lesionarse! Su prevención es básicamente el sentido común. Estiramientos y calentamientos adecuados antes del entreno y/o competición.

Tirón o elongación muscular: Todo corredor tenemos una longitud de pierna, y con lo cual, una longitud de zancada máxima. Cuando estamos entrenando o compitiendo y procuramos estirar un músculo más de lo que nuestra naturaleza nos permite estirarlo es cuando tenemos esta lesión. Notaremos un dolor intenso en una zona concreta y necesitaremos reposar totalmente para no aumentar el dolor. Se acabó la carrera!
Su prevención son los precalentamientos adecuados antes del ejercicio y su tratamiento es el reposo para que el músculo vuelva a tu longitud normal. No se si es necesario puntualizar que esta lesión es mucho más habitual en ejercicios de explosividad que de fondo.




Contractura: Como su nombre indica es la contracción dolorosa, más o menos duradera, de un músculo concreto. Depende del nivel de dolor que nos produzca no nos permitirá seguir con la carrera. La sensación de dolor es parecida a la del calambre, siendo el calambre un dolor más agudo y el de la contractura más uniforme y duradero ( puede durar días o semanas). Su tratamiento es el reposo y la medicación, ya sea antinflamatoria o relajante muscular según el tipo de contractura. No quiero drogar a nadie pero dado que trabajo en sanidad suelo ser partidario de la química para según que síntomas. Su prevención es el precalentamiento adecuado, dejar descansar a la musculatura entre entreno y entreno ya que los sobreesfuerzos suelen producirlas.

Muy bien runners, pués estas son las lesiones más frecuentes entre los corredores, la mejor prevención una buena hidratación y un buen precalentamiento antes de cada entrenamiento o cada sesión, a partir de ahí a rezar a la "patrona de los atletas" si es que la hay..... un saludo!