Translate

miércoles, 2 de octubre de 2013

La fatiga en el corredor popular

Hola! Hoy hablamos de el peor de los enemigos para el corredor, la fatiga. La fatiga es la incapacidad de mover un músculo de manera apropiada por un cierto período de tiempo. Lo cual, se vuelve en un obstáculo importante en el momento de seguir con un entrenamiento para lograr nuestro objetivo planteado.La fatiga aparece cuando sometemos a nuestro cuerpo a un esfuerzo físico del que no está acostumbrado, así que a modo de cansancio y bajón físico intenta hacernos parar para evitar una posible lesión.

Especialmente para los principiantes, es importante conocer bien nuestro propio cuerpo para evitar la fatiga, con esto quiero decir no sobrepasarse en los entrenamientos y carreras populares, debemos conocer nuestros límites. Los siguientes puntos son importantes para evitar la fatiga:

- La hidratación es importantísima, tanto antes como después de los entrenamientos y en las carreras populares ya que nuestro organismo necesita abundante agua para su correcto funcionamiento.

- Un plan de entrenamiento adecuado, véase en mis entradas anteriores para carreras populares 10km. Debemos entrenar progresivamente e ir acostumbrando a nuestro cuerpo al esfuerzo poco a poco.

- Una dieta adecuada, si comer bien y equilibradamente es vital, aún lo es más especialmente si practicamos deportes de alto gasto calórico. Un músculo que no recibe los nutrientes necesarios corre todos los números de lesionarse.

- Descanso óptimo, todo organismo sometido a un esfuerzo por encima de nuestro estado basal necesita descanso para su recuperación, recalco la especial importancia de descansar para rendir tanto física como psicológicamente.


Y SI LA FATIGA APARECE EN PLENA CARRERA?

En plena carrera popular estamos rindiendo al máximo, procuramos llevar a nuestro cuerpo al límite de sus posibilidades y es habitual que la fatiga aparezca. Nos daremos cuenta porque nuestra mente y nuestro cuerpo entran en una especie de conflicto. ¿Seguir o parar?
En el caso que la fatiga aparezca nunca debemos parar repentinamente. Bajaremos nuestro ritmo lo necesario hasta que mejore nuestra respiración. Nos mantendremos a un ritmo más bajo, el necesario para encontrarnos mejor y poder mantener la marcha. Si tu idea es no abandonar mantén una marcha lenta y si notas que recuperas fuerzas para subir el ritmo tú mismo.



Normalmente cuando realizamos actividades físicas de bajas y medianas intensidades, nuestros músculos se activan utilizando diversas fuentes de energía y se oxigenan, esto se conoce como ejercicio aeróbico. Sin embargo, cuando realizamos una actividad física intensa y de mucho esfuerzo se produce posteriormente el dolor muscular que se debe a la excesiva formación de ácido láctico o lactato. Esta sustancia se produce en nuestras células, principalmente en las musculares, frente a una alta demanda de energía generada de manera rápida y eficiente para realizar y mantener un ejercicio físico intenso de corta duración. Esta energía se obtiene de la glucosa y el músculo no requiere de oxigeno (O2), lo que se conoce como ejercicio anaeróbico.