Translate

viernes, 27 de septiembre de 2013

Running vs Cinta de correr

Antes de todo, felicitaros lectores. Más de 3.500 visitas en menos de 2 semanas  que lleva funcionando este blog me hacen seguir con Runningmania10k y espero seguir aportando entradas interesantes para todos los runners que siguen este blog.

El tema de hoy a tratar es la diferencia entre correr al aire libre y correr en cinta. Correr al aire libre resulta ser mucho más estimulante, podemos correr por ciudad, montaña e incluso por la playa, todo un estímulo. La cinta puede resultar tremendamente aburrida y agobiante. Quiero puntualizar que mi primer contacto con el running fue la cinta de correr y aprendí bastante en ella. Luego, pasé al asfalto. Por lo tanto en términos ambientales y de entorno, practicar running a priori es más llamativo. El hecho de poder quedar con amigos y salir a correr en grupo es un aliciente que no te puede aportar la cinta, un hecho bastante "autómata", en mi opinión, el de correr en una cinta sin más estímulos que mirar el cuadro de mandos que tenemos en frente.

Entonces, ¿qué puede aportarnos de positivo la cinta que no nos aporte correr al aire libre? Correr en ciertas superficies, concretamente el asfalto, supone el peor de los terrenos a la hora de castigar nuestras articulaciones, huesos y músculos. El alto impacto que supone correr en esta superfície da ventaja a la cinta
en términos de prevención osteomuscular, siendo el impacto en cinta mucho menor. Los terrenos de montaña tienen un impacto medio en nuestro cuerpo, no son tan castigadores como el asfalto, terrenos como el césped y en especial la arena aún reducen más los riesgos de lesión.

Las cintas de correr de hoy en día poseen una enorme variedad de parámetros que podemos controlar como el ritmo de carrera, el porcentaje de inclinación, programas de entrenamiento, etc. Este tipo de datos pueden servirnos de gran ayuda en determinados entrenamientos y es evidente que esto supone una comodidad en ciertos aspectos respecto a correr al aire libre. También la cinta es buena alternativa cuando el estado meteorológico no invita a salir a la calle y nos es más cómodo recluirnos en el gimnasio.


Una diferencia muy notable entre el running y la cinta es la biomecánica corportal a la hora de correr. Corriendo al aire libre tenemos que desplazar nuestro cuerpo nosotros mismos, venciendo la fricción de la superfície donde corremos y en la cinta, simplemente tenemos que mover las piernas hacia adelante, imitando el movimiento de las zancadas que damos en la calle. El resultado de esta diferencia es un ejercicio mucho más completo corriendo al aire libre, y una mayor quema de calorías ya que resulta bastante más agotador correr al aire libre que en cinta. Cuando empezé a correr en cinta estuve 3 meses y al pasar a correr al aire libre me di cuenta que no tenía nada que ver. Vuelvo a recalcar que la cinta tiene ciertos factores positivos si, como el menor impacto osteomuscular respecto a correr en asfalto y poder controlar ciertos parámetros en el entrenamiento, pero deportivamente hablando, para el corredor popular es más beneficioso centrar sus entrenamientos corriendo al aire libre y tener la cinta de correr como una alternativa más puntual.

Con mi opinión sobre estos dos modos de hacer ejercicio puede parecer que desprecie a la cinta de correr. Nada más lejos de la realidad. Pero este blog va dedicado a runners con perspectivas enfocadas a carreras populares y incitar a usar más la cinta de correr que runnear por nuestras calles, paseos y parques sería un sacrilegio. Con lo cual puedo decir que en el enfrentamiento Running vs Cinta de correr, gana el hecho de devorar km al aire libre, sea en la superficie que sea.